domingo, 27 de mayo de 2012

Pedazos de un puzzle incompleto

Foto de Robert S. Donovan

Todo se ha perdido a tal velocidad que aún no sabemos o no queremos admitir nuestra derrota.
Porque es nuestra.
Encontrar el sentido, buscar su lugar en la estructura,
colocarlo sin saber muy bien del todo por qué exactamente en ese punto y a ese nivel,
es el peor de los castigos auto infligidos.

Es una tortura moral deliberada que no acabará mientras no agotemos sus últimos resortes y nos dejemos vencer.
Por el sueño, por el tedio, por la desilusión elevada a desencanto: dejarse.

Soy la piedrecita (o la pieza) que se incrusta poco a poco en tu pie
y nada hace la suela (o la mesa) por aliviar un daño incipiente.

Toc, toc, toc.
Dame permiso o tiraré la puerta abajo.
Toc, toc, toc.
Abre ese corazón o me hundiré contigo y volveremos a hacerlo pedazos.

2 comentarios:

  1. Para esta humilde persona humana: precioso.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, personica humana. Nos vemos en Sebastopol ;)

    ResponderEliminar